ELA y fútbol, ¿una relación estrecha?

La desmedida presencia de la ELA en el fútbol italiano hace años que es objeto de estudio e incluso de artículos y reportajes periodísticos de todo tipo. En 2005, por ejemplo, el diario El País publicó un artículo titulado “El misterio de la esclerosis y el fútbol”, en que se hacía eco de un trabajo dirigido por el profesor Adriano Chió, que concluía que la prevalencia de la ELA entre los futbolistas profesionales italianos era seis veces superior que en la población en general, sin poder establecer, sin embargo, las causas. La alarma en torno a la asociación ELA-fútbol llegó incluso a la Fiscalía de Turín, que en 2008 investigó la muerte de 40 jugadores para la enfermedad. El caso del delantero de la Fiorentina Stefano Borgonovo, que hizo pública su enfermedad en 2008 y murió en 2013, tuvo una gran repercusión en la opinión pública.

Roberto Baggio acompaña Stefano Borgonovo en el homenaje que recibió en el año 2008. Foto: AFP

Como ya sabes, la vertiente epidemiológica de la ELA nos interesa especialmente. Por ello os adjuntamos un trabajo muy reciente de un grupos italiano, que profundiza en esta línea y analiza la mayor proporción de pacientes de ELA en jugadores a lo largo de los años y que entre sus conclusiones destaca que los futbolistas que padecen la enfermedad son más jóvenes y tienen una posición determinada (centrocampistas y delanteros) en el terreno de juego. El estudio se centra en el análisis de 29 casos de ELA en jugadores profesionales entre 1905 y 1973, de los que se han podido obtener todos los datos.

No se conoce si son portadores o no de alteraciones genéticas. Aunque es un estudio con muchas limitaciones, sigue llamando la atención que el deporte de intensidad en pacientes jóvenes sea un dato relevante y compartido. De ahí el interés en conocer la actividad física o profesional de todos nuestros pacientes. El estudio italiano subraya la necesidad de continuar investigando en torno a la relación entre la enfermedad y la práctica del fútbol profesional.

Aquí puedes ver el estudio (en inglés)

Esta entrada fue publicada en ELA actualitat y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.