Autorización de remdesivir (Veklury) en la COVID-19: con condiciones

El Comité de Medicamentos de Uso Humano (CHMP) de la EMA, ha recomendado que se otorgue la autorización condicional a Veklury (remdesivir) para el tratamiento de la COVID-19 en adultos y adolescentes mayores de 12 años con neumonía y necesidad de oxígeno.

Se trata de una autorización mediante un procedimiento especial que permite, en caso de emergencias de salud pública, una evaluación de los datos a medida que están disponibles. Desde el 30 de abril de 2020, se han evaluado los datos de calidad, fabricación, no-clínicos, y clínicos preliminares así como datos sobre seguridad procedentes de la experiencia adquirida con el uso de este medicamento en los programas de uso compasivo. La evaluación del expediente completo del medicamento finalizó el 25 de junio.

Tal como consta en el informe de evaluación pública (EPAR) de la EMA, la autorización de remdesivir se basa principalmente en datos del estudio NIAID-ACTT-1, que se considera el ensayo pivotal de desarrollo del fármaco. El estudio NIAID-ACTT-1 evaluó la efectividad de una pauta de 10 días de remdesivir en más de 1.000 pacientes hospitalizados con COVID-19. Remdesivir se comparó con placebo y la variable principal de eficacia fue el tiempo de recuperación de los pacientes, definido como alta hospitalaria, la no necesidad de oxigenoterapia en pacientes ingresados ​​y / o atención médica continuada.

Los resultados globales mostraron que los pacientes tratados con remdesivir se recuperaron al cabo de unos 11 días, comparado con 15 días en el grupo placebo. Este efecto no se observó en pacientes con enfermedad leve a moderada: el tiempo de recuperación fue de 5 días tanto para el grupo remdesivir y para el grupo placebo. Para los pacientes con enfermedad grave, que constituían aproximadamente el 90% de la población estudiada, el tiempo de recuperación fue de 12 días en el grupo de remdesivir y de 18 días en el grupo placebo. No se observaron diferencias en el grupo de pacientes con ventilación mecánica en el momento del inicio del tratamiento. Con estos datos, la Agencia consideró que la relación de beneficios y riesgos era positiva en pacientes con neumonía y requerimiento de O2.

La autorización condicional de un medicamento significa que se considera que satisface una necesidad médica no cubierta, en la medida que el beneficio para la salud pública de su inmediata disponibilidad es superior a la incertidumbre derivada de la limitación de los datos disponibles. Sin embargo, el titular de la autorización debe comprometerse a proporcionar más datos clínicos que completen la información sobre eficacia y / o seguridad del medicamento después de su autorización condicional en un plazo previamente determinado. Sólo cuando estos datos son positivas se concede la autorización completa. Por otra parte, de manera similar al resto de los medicamentos que se autorizan, el establecimiento de un plan de gestión de riesgos asegurará la monitorización de la toxicidad de remdesivir después de su autorización.

Publicado en General | Etiquetado , , , , , | Comentarios desactivados en Autorización de remdesivir (Veklury) en la COVID-19: con condiciones

Uso de Dexametasona y mortalidad en pacientes con formas graves de COVID-19: resultados preliminares del ensayo RECOVERY

El uso de dexametasona reduce la mortalidad intrahospitalaria hasta un 30% en pacientes con COVID-19 grave, según los primeros resultados de un ensayo clínico llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Oxford.

El ensayo RECOVERY incluyó, desde Marzo de 2020 alrededor de 11.500 pacientes de hasta 175 hospitales del National Health Service (NHS), con el objetivo de evaluar la eficacia de lopinavir-ritonavir, dexametasona, hidroxicloroquina, azitromicina, tocilizumab, y plasma de pacientes convalecientes en enfermos con COVID-19. Uno de los brazos aleatorizó a 2.410 pacientes a recibir dexametasona 6 mg al día, y a 4.321 pacientes a recibir el tratamiento habitual durante 10 días. El 8 de junio se interrumpió el reclutamiento del grupo con dexametasona al haber alcanzado el tamaño muestral suficiente para detectar un potencial efecto beneficioso del fármaco.

En el grupo control, la mortalidad a los 28 días fue de un 41% en el grupo de pacientes que recibían ventilación mecánica, del 25% entre los que sólo recibían oxígeno y del 13% entre los que no necesitaron apoyo respiratorio. En los pacientes con ventilación mecánica que recibieron dexametasona se observó una reducción de la mortalidad de un 30% (RR = 0,65; IC95% 0,48-0,88). Esta reducción fue del 20% entre los pacientes con oxígeno suplementario (RR = 0,80; IC95% 0,67-0,96). En cambio, no hubo diferencias en el grupo sin apoyo respiratorio. Los autores estiman que habría que tratar a 8 pacientes con ventilación mecánica o a 25 pacientes con soporte de oxígeno para evitar una muerte. Los resultados aún no han sido publicados.

Dado el potencial impacto en la mortalidad intrahospitalaria y la importancia que estos resultados suponen para políticas de salud pública, la publicación completa del estudio, incluido el proceso de peer-review, para validar los datos, permitirán confirmar estos resultados.

Publicado en General | Etiquetado , , | Comentarios desactivados en Uso de Dexametasona y mortalidad en pacientes con formas graves de COVID-19: resultados preliminares del ensayo RECOVERY

Toxicidad de la cloroquina y la hidroxicloroquina

En el último número del Butlletí de Farmacovigilancia de Catalunya se revisan los aspectos de toxicidad de la cloroquina y la hidroxicloroquina.  Consideramos relevante recordar algunos mensajes importantes:

“… Los efectos adversos más frecuentes son prurito, náuseas y cefalea, pero ambas presentan toxicidad cardíaca y pueden predisponer a arritmias graves, cuyo riesgo puede aumentar con el uso concomitante de fármacos que alargan el intervalo QT, como la azitromicina. Otros efectos poco frecuentes, pero que pueden ser graves, son la hipoglucemia, los efectos neuropsiquiátricos, los trastornos hepáticos, las reacciones de hipersensibilidad idiosincrásicas y las interacciones farmacológicas.

Los antipalúdicos pueden asociarse a una hemólisis oxidativa, sobre todo en pacientes con variantes graves de déficit de glucosa-6-fosfato deshidrogenasa (G6PD). Con la primaquina se ha descrito frecuentemente, pero la cloroquina y la hidroxicloroquina son mucho menos propensas a hacerlo.

La cloroquina y la hidroxicloroquina (pero también la azitromicina y el lopinavir / ritonavir) retrasan la repolarización ventricular y pueden alargar el intervalo QT corregido (QTc) en el electrocardiograma (ECG) con el consecuente riesgo de arritmias ventriculares, como torsade de pointes (TdP). Aunque es poco frecuente, este riesgo puede aumentar en los pacientes que reciben estos tratamientos de forma concomitante. La toxicidad cardíaca depende de la dosis y los casos de arritmias graves se han descrito sobre todo con sobredosis, pero también en dosis terapéuticas.

El uso de cloroquina o hidroxicloroquina para el tratamiento o la prevención de la infección por el coronavirus SARS-CoV-2 actualmente se basa principalmente en datos in vitro y estudios limitados en humanos. Aunque estos datos han abierto perspectivas alentadoras, no demuestran que sean fármacos efectivos en el manejo de los pacientes infectados y son necesarios estudios clínicos de calidad metodológica. Hay que ser conscientes de los diversos efectos adversos potencialmente graves, especialmente los cardíacos, a la hora de utilizar estos medicamentos de los que desconocemos la relación beneficio/riesgo en el tratamiento de la COVID-19. “

Publicado en General | Etiquetado , , , , , , | Comentarios desactivados en Toxicidad de la cloroquina y la hidroxicloroquina