La investigación compartida y el modelo de atención multidisciplinar, se definen como ejes en la lucha contra la ELA

El trabajo colaborativo entre los grupos de investigación sobre la esclerosis lateral amiotrófica (ELA) y la extensión de un modelo de asistencia a los pacientes de carácter integral y multidisciplinar son dos de los aspectos claves para avanzar en el tratamiento de esta enfermedad neurodegenerativa, según se ha puesto de manifiesto en las intervenciones de los expertos que han participado hoy, 21 de junio, en una jornada en el Hospital Universitario de Bellvitge.

 

Organizada por la Unidad Funcional de Motoneurona (UFMN) del Hospital Universitario de Bellvitge coincidiendo con el Día Mundial de la ELA, la jornada se ha centrado en los trabajos que se están desarrollando en diferentes lugares para conocer la influencia de los factores ambientales y el estilo de vida en la aparición y evolución de la ELA. Esta enfermedad genera una discapacidad física progresiva debido a la pérdida de neuronas motoras que ahora no tiene cura. Actualmente, la Unidad del Hospital de Bellvitge atiende 270 pacientes de ELA, lo que la convierte en el centro más importante de Cataluña en volumen asistencial. El pasado mes de febrero firmó un acuerdo de colaboración con las fundaciones Luzón y Miquel Valls para potenciar la investigación y asistencia en este ámbito.

En la jornada han participado asociaciones e investigadores de diferentes centros, con los que la Unidad de ELA colabora en varios proyectos. El Dr. Javier Riancho, del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, de Santander, y el bioquímico Alberto García Redondo, del Hospital 12 de Octubre, de Madrid, coincidieron en subrayar como esencial garantizar una atención multidisciplinar para todos los pacientes de ELA, porque este modelo asistencial ha probado que consigue alargar y mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Mientras, la investigación persigue identificar el papel de factores ambientales de todo tipo, tales como la contaminación, y otros ligados al estilo de vida, como la alimentación, en el desarrollo de una enfermedad que actualmente responde a una combinación de factores genéticos y ambientales, pero de la que aún no se ha logrado establecer la secuencia que lo origina. La identificación del origen de la enfermedad puede ser la pieza clave para el desarrollo de fármacos efectivos contra la ELA. En esta línea, la Dra. Valentina Gallo, de la Escuela de Medicina Queen Mary de la Universidad de Londres, presentó el proyecto europeo Exposomic, que estudia el efecto de múltiples factores ambientales sobre la salud humana y el desarrollo de enfermedades como la ELA.

El estudio de la relación de las alteraciones de la microbiota intestinal y de las moléculas y lípidos más pequeños con la ELA es el objeto de trabajo de varios proyectos del IRB de Lleida, que presentaron la Dra. Victoria Ayala y el Dr. Manel Portero, y en los que también colaboran con la Unidad de Motoneurona de Bellvitge.

La jornada contó con una mesa redonda que contó con la participación de pacientes de ELA, como Antonio Merino, y de la directora de la Fundación Miquel Valls, Esther Sellés.

Finalmente, la sesión concluyó con la entrega de una subvención de 50.000 euros para la investigación de la Unidad de Motoneurona de Bellvitge por parte de la asociación Reto Todos Unidos. Todos contra la ELA, fruto de las diferentes campañas realizadas por esta entidad en todo el estado.

El diario La Vanguardia visitó la Unidad Funcional de Motoneurona del Hospital Universitario de Bellvitge y habló con pacientes y profesionales. Aquí podéis ver la noticia.

L’Informatiu de TVE Catalunya tambin vino a conocer la Unidad. Aquí podéis ver la noticia 

(a partir del m.8.40 aproximadamente)

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *